viernes, 30 de septiembre de 2011

VICEVERSA, EL TROTACOSMOS DE JAN

Una vida está lleno de momentos, y a pesar de esta acumulación, algunos los recordamos más intensamente y otros menos, aunque posiblemente como instantes no se diferencien tanto unos de otros. Pero cada uno se vuelve irreproducible debido a las circunstancias que afloraron en él, y sus implicaciones pueden llegar a ser dulcemente inexplicables, por esto es por lo que reconocemos hitos temporales en nuestra memoria. Para esta ocasión, traigo uno de los primeros encuentros que desde aquí tuvimos con nuestro admirado autor JAN, a través de la obra “Viceversa, trotacosmos de ida y vuelta”. Nuestro estudio, que hemos desarrollado en colaboración para “Sigue al Conejo Blanco”, en teoría nunca podría repetir aquella ocasión, aunque la revisión se nos antoja en lo personal sumamente encantadora y valiosa, porque en su día nos abrió las puertas al resto de trabajos de Jan, y como momento importante para mí creo que me merecía de tal dedicación. Para su desarrollo, hemos dividido el trabajo en dos partes, aquí los enlaces:

Parte 1: RUMBO SUR

Parte 2: FECHAS MÁGICAS

Allí podréis leer el resultado de nuestra investigación, que básicamente trata del encargo que el Grupo Pandora de Sevilla realizó a JAN, y que éste elaboró entre 1984 y 1991. Constituía un proyecto sin ánimo de lucro y de escasa distribución, que no me llegó directamente, sino que lo conocí gracias a los amigos que me lo prestaron, y cuando uno tiene que separarse de un objeto tan admirado, a la hora de devolverlo siente una extraña nostalgia, acaso ansias de posesión (la que hoy día me ha llevado a tener mis estanterías vencidas por el peso de los rebosantes libros). Por ello ubiqué entonces ejemplares en dos bibliotecas públicas de la provincia de Sevilla; aunque estuvieron disponibles varios años para su consulta, con los años desaparecieron y sólo localicé uno restante, en la ciudad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, y actualmente y ni siquiera ése. La verdad es que no comprendo cómo pueden expurgarse o desaparecer de los catálogos obras tan valiosas y únicas, ello nos empobrece culturalmente.

Pero con el tiempo comprendí que las obras nunca se pueden poseer realmente, sino que se disfrutaron en un momento, y puede que la relectura sólo nos lleve a aquella vez. No obstante, lo impredecible de los acontecimientos ha querido que nuestro buen amigo Juanma, persona en continua búsqueda de referentes, hallara de nuevo esta obra en el mercado de segunda mano e incluso nos la haya obsequiado. Obviamente, todo ha cambiado, pero en este déjà vu regalado no sólo hemos recuperado algunas de esas interesantes sensaciones de entonces, sino que hemos descubierto cosas nuevas que nos han sumergido en un análisis más profundo y meditado, realizado durante los últimos meses a través del propio dibujo y las inspiraciones entre aficionados que hemos ido recopilando con el tiempo, de las historias y de su Historia, del autor, e incluso mediante una pequeña excursión en busca de las fuentes geográficas de Sevilla con que Jan pudo trabajar en aquella época, y que nos ha resultado tan mágica como el personaje Viceversa. En fin, los días, meses, semanas o años pueden haber ido pasando, pero para este caso encontramos en toda esta realidad una constante irrefutable: JAN no ha dejado de ser un maestro, hecho que tambalea nuestros principios físicos más (o menos) establecidos.